lunes, 19 de mayo de 2014

sin.taxis

un gotero que perfora la madera con las gotas que caen que perturban que entumecen que roen y corrompen como un gato que maúlla sin sentido ni oído y ni bienvivido ni malmuerto se calla ni se cae ni se rompen sólo gotean sin parar hacia abajo o hacia arriba lo mismo da porque el muerto es siempre el mismo cambia solamente la vestidura del animal que despierto va andando por los techos que inundados ya no encuentran lugar donde cambiarse o correrse o mojarse o volverse a casa para perturbar y caer y entumecer mientras se roe o corrompe o desliza hacia el cuarto y duerme en la cuna de un niño que no vive allí ni en ningún lugar porque nunca respiró ni ensució y eso lo mantuvo a salvo del dolor y del tedio de las orillas de los mares que se forman con las gotas que marean, porque al final eso es lo que hace el mar, llevarse a los gatos por los tejados para que crean durante unas horas que mi amor, la libertad es fiebre, es oración, fastidio y buena suerte solamente algunos que logran que el goteo sea vida y nunca hastío de ladrillos huecos que levantan paredes paredones muros marquesinas de colores para iluminar lo que quieren tapar nada tapa mejor que la luz que encandila engolosina durmientes de trenes sin estaciones o caracoles que son casas para perfumes


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada